Back to top
Blog

El cambio de mentalidad en los empleados es la clave para la transformación digital

Fecha: 
22 Febrero 11:30h
Medio: 
Propio
El cambio de mentalidad en los empleados es la clave para la transformación digital

En la actualidad, la transformación digital es el proceso a través del cual una empresa incorpora nuevas tecnologías y procesos digitales con el objetivo de conseguir un negocio más eficiente en los tiempos actuales.

El proceso de digitalización va más allá de la presencia digital de la empresa en cuestión, e introduce cambios en las distintas áreas del proceso productivo. En el caso de los medios de comunicación, los contenidos, los profesionales, el modelo de negocio y las audiencias se adaptan a nuevos procesos. La digitalización, en definitiva, es una reorganización total del negocio que afecta tanto al procesamiento de los datos como al equipo humano.

¿Cómo es de importante la experiencia de un empleado en la transformación digital?

Es necesario alinear las estrategias de las empresas, sea cual sea su tamaño, con lo que sienten sus empleados. Para ello, hay que recorrer un espacio abierto a la innovación.

En función de la motivación, así será cómo los empleados lleven a cabo su misión dentro de la empresa. La cultura de una empresa es fundamental para homogeneizar el comportamiento de los empleados. Los trabajadores deben interiorizar la cultura para que puedan transmitir los valores de su empresa a los clientes. No es suficiente con conocerla, sino que han de creerla, adoptarla como propia y, por supuesto, extenderla como si fueran sus embajadores para que muestren con orgullo cómo es esa empresa.

Las empresas que se ocupan de estos aspectos tienen unas estrategias muy definidas en sus departamentos de recursos humanos.

Este es el departamento clave para acelerar el proceso de gestión de personal. Cuando se lleva a cabo una selección, se buscan valores como el respeto, la claridad, pasión, colaboración o el cumplimiento de una promesa y también es muy importante valorar a los empleados existentes. Para ello, se tiene en cuenta si son o no embajadores de la cultura y cómo lo hacen.

Las nuevas generaciones de clientes y empleados afectan a las empresas por las expectativas, sus hábitos y por la visión o manera de consumir que adoptan. Es importante realizar una transformación digital para poder ser relevante entre la generación millennial y posteriores, a priori, llamados generación Z o centennials. El orgullo de pertenencia es algo que hay que mantener. Pero también es necesario realizar pequeños ajustes o cambios para estar a la altura de esta nueva época en la que es necesaria una mayor comunicación, menos formalismos, una colaboración activa. Por ejemplo, es importante valorar las competencias digitales.

Las empresas deben seducir a los empleados si quieren que se alineen con ellas. Para poder hacerlo hay que actuar de la misma forma que con los clientes, es decir, se debe conocer al trabajador y saber cómo es su día a día, cómo lo vive. Hay que personalizar las actuaciones y procesos de la misma forma que se hace con un cliente y se necesita establecer un modelo de relación con los empleados.

El término employee journey hace referencia a la necesidad de identificar emociones y sentimientos de los trabajadores en su primer día, durante su adaptación, en el transcurso diario y también en la forma y el fondo de la salida de la empresa. Si se quiere diseñar una buena experiencia, es necesario conocer al detalle cada uno de estos instantes.

Grandes empresas  han dejado de vender sus productos, lo que venden son emociones. Son las sensaciones lo que actualmente ofrecen las marcas y lo que les hace tocar a los consumidores con mayor facilidad.

En definitiva, las formas de trabajar y de colaborar cada vez serán más flexibles y un empleado 3.0 es un auténtico reto en materia de tecnología y de cultura. El denominado smart working no será solo teletrabajo, sino que cumplir los objetivos y el desempeño para conseguirlos implicará una conectividad absoluta.